jueves, 26 de marzo de 2015

DISPOSICIÓN SIN LIMITES, PARA LLEGAR Y AYUDAR A LOS MAS NECESITADOS



video

Días atrás recibimos en las oficinas de la Fundación Masaya Contra La Pobreza de Nicaragua una invitación, solicitud, que visitáramos la comunidad rural de COLON en el municipio de Cárdenas en el departamento de Rivas. Comunidad fronteriza con el vecino país Costa Rica.  

Nuestro equipo se dispuso a recorrer los casi 200 kms y llegar a la comunidad, como era de esperarse era imposible retirarse el mismo día y los días de estadía pasaron, conociendo y conviviendo con cada una de las necesidades de la comunidad, determinando ademas en cuales de ellas se podía hacer gestión ante las instancias nacionales y cuales ante hermanos en el exterior.

Efectivamente la comunidad de Colón no posee luz eléctrica, el agua potable se extrae de pozos, la comunicación por teléfono celular es a través de tarjetas colby una empresa de Costa Rica, por tanto las llamadas de Colon con el resto de Nicaragua son como llamadas internacionales (00506….).

Actualmente la población de Colón se traslada a Cárdenas o Rivas en 1 bus que hace el recorrido dos veces por semana, los casi 1,000 pobladores de la comarca aludida, 10,000 en total sumando la población de comunidades por donde pasa ahora la carretera: Tirurí, Zapotillo, Mena, Cañitas, Orosí y El Triunfo, entre otras, gozan ahora de una vía terrestre de todo tiempo.

Los pobladores antes salían de esta remota comunidad fronteriza con Costa Rica realizando una osada travesía a través del Lago Cocibolca y a bordo de una rústica lancha de madera, que los trasladaba al casco urbano de Cárdenas, donde abordaban buses hacia la ciudad de Rivas, cabe resaltar que por la falta de atracadero en Colón,  se veían obligados a lanzarse al lago con el agua a la cintura para poder abordar la lancha o desembarcar, y por eso muchos se trasladaban a Costa Rica a vender sus  cosechas de maíz, arroz y frijoles.

Frente a la falta de atención de los gobiernos, hace algunos años los pobladores de Colon amenazaron al gobierno del ex-presidente Alemán con anexarse al cantón de Upala en Costa Rica. 

En la visita, el equipo de la fundación aprovechó la oportunidad para entregar a niños de la comunidad uniformes para jugar fútbol y que nos enviara el Apóstol David A. Rivera y el hermano Mario Carrillo, ambos de Los Ángeles, Estados Unidos. 

El viaje ida y regreso, aproximadamente 400 kms. fue posible gracias a la solidaridad de amigos en el exterior como: Grupo 07 de España, Nicas solidarios en Estados Unidos que siempre apoyan nuestra labor como Sixto Padilla, Mery Miranda, Fatima Silva, Mayra Prado y otros. A todos gracias, con su apoyo seguimos trabajando por y para los pobres de Nicaragua. Aún falta mucho por hacer!